No Man's Sky

El primer vídeo de ‘No Man’s Sky’ lo vimos a finales de 2013, cuando el juego fue presentado al mundo en los Video Game Awards de aquel año. A muchos, entre los que me incluyo, nos dejó embobados.

Salió de la nada. Y nos prometió desde el primer momento que lo que estábamos viendo en pantalla se ejecutaba en tiempo real; que cada átomo, hoja, árbol, pájaro, roca, estrella, planeta o galaxia se generaba por procedimientos. Claro, algunos alucinamos pepinillos.

Es este:

Alucinamos, pero no porque esa técnica fuera completamente nueva, llevamos 40 años dándole vueltas, sino por el uso que se le estaba dando y los resultados que Hello Games había conseguido tanto a nivel estético como de escala. ¿Un universo entero a nuestros pies? ¿Millones y millones de planetas generados por procedimientos? ¿La posibilidad de viajar entre planetas en una nave y sin tiempos de carga de la forma más natural posible?

Han pasado más de dos años y medio desde la presentación del juego. Hoy, con ‘No Man’s Sky’ en nuestras manos y después de haber podido descubrir sus primeros planetas y especies, nos preguntamos si se ha cumplido todo lo que la obra de Hello Games nos ha ido prometiendo durante este tiempo.

Nos llevaría 585.000 millones de años ver cada uno de los planetas del juego durante un solo segundo

Un universo infinito

Hasta donde sabemos, no hay otro videojuego disponible que pueda competir con ‘No Man’s Sky’ en cuanto a escala. Más de 18 trillones de planetas sigue siendo una cantidad finita si nos ponemos exquisitos, pero desde el punto de vista de la esperanza de vida del ser humano es como hablar del infinito: nos llevaría 585.000 millones de años ver todos esos planetas durante un solo segundo.

Así explica Hello Games en el libreto que acompaña al juego en el kit de prensa cómo ha utilizado la generación por procedimientos en ‘No Man’s Sky’:

El universo de No Man’s Sky está construido en su totalidad según las matemáticas a partir de un solo número semilla predefinido. Un algoritmo coge esa semilla y la usa para determinar exactamente lo que hay en esa parte del universo en la que estás. Esta semilla no crea un universo aleatorio cada vez, sino que recrea uno establecido cada vez que juegas; como en cualquier función matemática, siempre que introduzcas un mismo valor obtendrás el mismo valor como resultado. Todo lo que hay en el juego (desde cordilleras y océanos enteros hasta la flora y la fauna) está creado a partir de ese algoritmo, lo que significa que estos elementos se pueden recrear exactamente cada vez que los visitas. Así que, si alguien más fuera a parar al mismo punto exacto en algún lugar del universo, verían exactamente el mismo mundo que tú (dependiendo de dónde estén las rocas, los árboles y las briznas de césped), porque recuerda ese mismo algoritmo y semilla.

Ojo, eso no significa que varios jugadores puedan llegar a coincidir. De hecho, con el juego recién salido del horno, ya ha habido un intento de encuentro entre dos personas en un mismo punto del universo. Y no, no han sido capaces de verse.

TheSadCactus y Psytokat quedaron en ir hasta una localización concreta a una hora determinada, pero la realidad es que se encontraban en planos distintos. Lo han documentado todo vía Twitch para disfrute del personal.

Descubrir planetas, fauna y flora que nadie más ha descubierto antes

La principal baza de ‘No Man’s Sky’ es la exploración, la posibilidad de descubrir planetas y multitud de formas de vida que nadie ha visto antes. Es lo que tiene que todo ello se genere de forma procedural como hemos explicado más arriba. Y, efectivamente, es una promesa cumplida.

Cada jugador empieza en un punto del universo único. Nadie habrá pisado ese planeta con anterioridad. Ningún otro jugador habrá visto su combinación de fauna, flora, clima y características. Es la forma que tiene ‘No Man’s Sky’ de maravillarnos: nos ofrece un universo infinito para que nosotros lo descubramos, le pongamos nombre y lo registremos como nuestro.

Para fans de la ciencia ficción, y más concretamente de todas esas historias que hemos podido leer y ver relacionadas con el descubrimiento de galaxias, planetas y formas de vida alienígenas, ‘No Man’s Sky’ es todo un caramelo.

No Man's Sky

Explorar, explorar y explorar más todavía

Relacionado con el punto anterior, desde el principio se nos vendió ‘No Man’s Sky’ como un juego de ritmo pausado centrado en la exploración y el descubrimiento. Y así es: desde sus primeros compases, cuando el jugador aparece en un planeta desconocido sin saber por qué y con la nave averiada, el juego le obliga a alejarse de esa ubicación para buscar todo tipo de materiales y construir tecnologías que le permitan repararla.

Cuando la nave esté lista, el siguiente paso será explorar ese y el resto de planetas del sistema estelar en el que se encuentre el jugador. Puede que haya sólo dos planetas, puede que seis, pero todos ellos estarán llenos de materiales, puntos de control, refugios, monolitos, fauna y flora (con una mayor o menor presencia de cada una de ellas en función de lo que haya decidido el algoritmo encargado de generar el planeta) a descubrir.

Después de los materiales, las tecnologías, los puntos de interés y los propios planetas, tocará descubrir nuevos sistemas estelares. Cada uno de estos sistemas tendrá sus propias características: número de planetas, raza predominante y más. Y así, saltando de sistema estelar en sistema estelar, el jugador irá trazando su camino hasta el centro mismo del universo.

Combates tanto a pie como espaciales

‘No Man’s Sky’, como hemos ido viendo hasta ahora, no es un juego de acción. Esto no significa que no haya intercambios de disparos cuando la ocasión lo requiera. De hecho, otra de las promesas que nos hizo el juego fue esa: podremos combatir contra robots e incluso enzarzarnos en combates espaciales a bordo de nuestra nave. Y así ha sido.

En los distintos planetas que forman el universo del juego vamos a encontrar de todo: desde bichos pequeños hasta enormes criaturas o robots. Y pueden ser amistosos o no. Hay unos centinelas, por ejemplo, que van rastreando la superficie de algunos planetas en busca de bronca. Otros serán dóciles, pero se defenderán si abrimos fuego primero. Y en esos casos tocará enfrentarse a la situación o salir corriendo.

En el espacio tampoco faltan las ocasiones para montar una buena fiesta de rayos láser. En ocasiones pueden atacarnos otras naves sin motivo aparente, y en otras pueden entender que eso de ir reventando rocas para obtener materiales es en realidad una actitud hostil, momento en el cual nos dispararán sin miramientos.

No Man's Sky

Un sandbox sin tiempos de espera

Un juego de mundo abierto, también conocido como sandbox, le propone al jugador precisamente eso: la posibilidad de ir a donde quiera cuando quiera. Normalmente suelen contar con grandes mapeados que incluyen zonas como ciudades, montañas, o cualquier otra ubicación en función del tipo de juego. En ‘No Man’s Sky’ lo que tenemos es un universo entero de cuyas proporciones ya hemos hablado anteriormente.

Hello Games prometió que no habría tiempos de espera al entrar o salir de los planetas con la nave, lo cual ha resultado ser cierto. Basta con arrancar la nave, apuntar el morro hacia el cielo y acelerar para salir al espacio sin cortes y sin más historias. De hecho podemos cambiar de opinión y modificar nuestro rumbo, la libertad es total. Lo mismo sucede cuando estamos surcando las estrellas y decidimos entrar en un planeta o en la estación espacial que hay en cada sistema estelar: nada de esperas.

Donde sí hay pantalla de carga de varios segundos es al saltar entre sistemas estelares usando el Hiperturbo. Tiene lógica: a esa velocidad hay poco margen de maniobra y de alguna forma se ha de representar la transición. Está bien resuelta, pero sí es el único momento donde el juego toma el control al viajar de un punto a otro.

Una estética rompedora y colorida

Desde el primer vídeo mostrado a finales de 2013 se ha mantenido el apartado artístico. Sí, se han producido algunos cambios menores en la interfaz, pero no vamos a eso. Vamos a que las señas de identidad visuales se han mantenido intactas desde el primer momento.

Otra cosa distinta es la calidad gráfica del juego. Por ahora la única versión disponible es la de PS4, y probablemente los primeros vídeos mostrados estaban extraídos de un PC. Si comparamos el acabado final de aquel primer tráiler con los gameplays que han aparecido durante las últimas horas podremos observar que, a pesar de lucir bien (el juego corre a 1080p y 30fps estables salvo en la entrada a los planetas, donde el framerate baja un poco), no todo se ve tan nítido ni espectacular.

No Man's Sky

Lo más probable es que la versión para PC, que saldrá a la venta el 12 de agosto, gane varios enteros con respecto a la de PS4. En todo caso cabe recalcar que nuestro objetivo aquí es ver si se han ido cumpliendo las promesas que durante todo este tiempo ha ido haciendo Hello Games, no si el juego es mejor o peor por sus gráficos.

Una BSO generada por procedimientos. Y con 65daysofstatic a bordo

El primer tráiler del juego no sólo nos cautivó por su propuesta visual y lo que podíamos intuir sobre su jugabilidad, sino por su excepcional banda sonora. El tema elegido fue ‘Debutante’, el cual pertenece al disco ‘We Were Exploding Anyway’ de la banda 65daysofstatic. Un tema muy emocional que funcionó a la perfección con las imágenes de ‘No Man’s Sky’.

En aquel momento no nos quedó claro si ese tema acabaría formando parte del juego de alguna forma o si 65daysofstatic iba a involucrarse más activamente en el proyecto. Finalmente sucedió lo segundo y 65daysofstatic acabó componiendo un disco para el juego.

Pero la cosa no quedó ahí.

Paul Weir, al que entrevistamos en Xataka a mediados del pasado mes de junio, se ha encargado de inyectarle al juego una nueva ración de generación por procedimientos. Si el juego utiliza esta técnica para crear todo lo que contiene su universo, la música y los sonidos deben responder a ella. De esta forma se ha conseguido que el audio se comporte igual que el resto del juego basándose en algoritmos y que todo tenga sentido.

La opinión de Xataka

Teniendo en cuenta que esto no es un análisis del juego y que nos quedan muchas horas por delante para desentrañar todos sus secretos y valorar en conjunto si el juego es mejor o peor, creemos que ‘No Man’s Sky’ ha cumplido sus promesas.

Como hemos ido viendo punto por punto, Hello Games se cuidó mucho de no vender humo y hablar sobre cosas que no son. El juego ofrece lo que prometía: mucha exploración, gestión de recursos, descubrimiento y ciencia ficción por un tubo. Y nada de multijugador: ‘No Man’s Sky’ se concibió como una experiencia para ser disfrutada en solitario y de forma pausada, que es justo lo que encontramos en él.

Más sobre No Man’s Sky

También te recomendamos


Jugamos en directo a 'No Man's Sky': síguelo en streaming con nosotros


Qué es el sonido procedural y cómo se utilizará en 'No Man's Sky'


Receta de smoothie con sorbete de limón y mandarina Carte D´Or & otras frutas


La noticia

Las siete promesas que hizo No Man’s Sky, ¿humo o realidad?

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alex C

.


Source: xataka