Moveriobt300

En febrero de 2012 fueron las BT-100, en enero de 2014 fueron las BT-200, y en Epson han seguido el patrón de dos años y han aprovechado el Mobile World Congress para lanzar las gafas de realidad aumentada Moverio BT-300. Son más pequeñas y más ligeras que sus predecesoras, además de mejorar sus especificaciones.

Este nuevo modelo de gafas es, de hecho, un 72% más ligero que el modelo original. Y tratándose de unas gafas que siguen siendo grandes respecto a unas gafas tradicionales, es lo que más se agradece. Cuando se lance en octubre de este año, las Moverio BT-300 costarán alrededor de 800 euros.

La cámara de las moverio BT-300 pasa a ser de cinco megapíxeles

Repasemos las especificaciones: las BT-300 cuentan con un procesador Intel Atom de cuatro núcleos que potencian un Android 5.1 y la capacidad para mostrar contenido en tres dimensiones. Una cámara de 5 megapíxeles detecta el ambiente de nuestro alrededor y toma fotografías y vídeos.

Comodidad mejorada, pero aún con deberes pendientes

Moveriobt300 2 Nuestro compañero Yúbal hace de modelo y nos demuestra que las BT-300 son bastante más pequeñas que sus predecesoras.

Epson no tiene reparos en decirnos que estas gafas no están enfocadas en el mercado de consumo, por mucho que puedas simular una pantalla con ellas para ver películas o series. Su idea se ha ido más hacia los usos especializados como el pilotaje de drones, o el visionado de contenido especial en museos y salas de espectáculos.

Un ejemplo: dentro de poco, los asistentes a una función de ópera en San Sebastián podrán usar las Moverio BT-300 para ver la partitura de esa ópera en vivo mientras se canta, flotando justo debajo de los actores.

La calidad ha mejorado: puedes ver contenido muy definido sin sensaciones extrañas o mareos

Y sí, las gafas ya son lo suficientemente pequeñas como para que se puedan llevar durante toda una función, aunque nos queda claro que aún queda mucho esfuerzo de ingeniería para que sean más cómodas. Necesitan un soporte especial para los que llevamos gafas, y su peso todavía se nota mucho cuando las llevas puestas. Es una mejora, pero aún queda esfuerzo de miniaturización por hacer.

Lo que ha mejorado (y bastante) es la definición: en comparación con las pruebas que hice con las BT-200 hace un par de años, estas gafas muestran la pantalla de realidad aumentada de un modo mucho más claro y pudiendo leer texto a tamaño muy pequeño sin ningún tipo de mareo o sensación extraña. El efecto de estar viendo una pantalla de gran tamaño que cambia dependiendo de lo que haya en nuestro campo visual se conserva, y a medida que el fondo está más lejos parece que estés viendo una pantalla más grande.

Moveriobt300 3 Marc-Antonie Godfroid, portavoz de Epson, con las Moverio BT-300 puestas.

Marc-Antonie Godfroid, portavoz de Epson, defiende que las Moverio BT-300 de Epson demuestran potencial con todas las aplicaciones industriales y profesionales que ya está teniendo a diferencia de las Google Glass, unas gafas que “tienen un enfoque muy diferente” a pesar de que muchos las consideren parecidas a las Moverio.

El representante también nos ha insistido en que quieren que se deje de ver a Epson como un fabricante de impresoras: van a seguir desarrollando y mejorando la gama Moverio “a medida que los casos de uso se van ampliando, aunque la gente aún no lleva ni mucho menos unas gafas así en su día a día“.

Parece que Epson ha encontrado a su nicho con estas gafas, aunque de momento sigue siendo para actividades profesionales y para unos periodos de uso de unas pocas horas. Prometedor, pero con mucho camino y trabajo por delante.

En Xataka | Todas las novedades del Mobile World Congress

También te recomendamos

Samsung Gear 360: con esta cámara y tu smartphone puedes crear realidad virtual

HTC Vive: las gafas VR más completas las podrás comprar en abril por 799 dólares

Si la gama media ha triunfado, es gracias a este móvil


La noticia Empujando donde Google fracasó: probamos las Epson Moverio BT-300 fue publicada originalmente en Xataka por Miguel López .


Source: xataka